ausencia de daños debido al envase

Frutas y hortalizas protegidas de forma óptima, en cajas reutilizables

El resistente envase previene la pérdida de productos y el desperdicio de alimentos

Desperdiciar alimentos no es bueno, y es cada vez menos necesario. Afortunadamente, los consumidores, los supermercados y los restaurantes se esfuerzan cada vez más, en no desperdiciar productos. Lo hacen, por ejemplo, por medio de prácticas aplicaciones (apps) y de regalos. Además, en la actualidad, la mayoría de intervinientes en la cadena de suministro de productos frescos son conscientes de ello y es por lo que dedican mucha atención a este tema. Las frutas y hortalizas tienen un largo recorrido antes de llegar a tu plato. El uso de envases resistentes y reutilizables es la mejor manera de prevenir daños en los productos durante toda la cadena de suministro.

El envase plástico reutilizable es uno de los más utilizados en la logística europea de productos frescos. Las cajas plegables y rígidas abundan en la sección de productos frescos de numerosas cadenas de supermercados y se han convertido en un habitual de dicha sección. Esto es lo lógico, pues los envases reutilizables son resistentes y proporcionan a los productos frescos una protección óptima, durante el transporte. Para los usuarios, esta es una de las principales razones por la que eligen este envase, además de la facilidad de uso.
Lo que los clientes experimentan a diario, está confirmado por investigadores de varias universidades de todo el mundo. La conclusión a la que han llegado es que el uso de envases reutilizables ocasiona menos pérdidas de productos, en comparación con los envases de cartón.

Solamente el 0,1%

Científicos del Fraunhofer Institute (institute for material flows and logistics) y de la University of Bonn, de Alemania, realizaron el seguimiento de frutas y hortalizas, desde el lugar de producción hasta la tienda. Durante todo el recorrido, se dañó nada menos que el 4,2% de los envases de cartón con frutas y hortalizas. La razón principal fue que los envases no son lo suficientemente estables y, como consecuencia, se dañan los productos. Con los envases de plástico reutilizables, la merma fue de apenas un 0,12% (ver Figura 1: Comparación de tasas de daño). La alta resistencia y óptima capacidad de apilamiento fueron fundamentales para que casi todos los productos llegaran a la tienda sin daño alguno.
Aunque estos porcentajes parecen pequeños, el impacto es enorme. Los investigadores concluyen que para el mercado alemán, el uso de envases de cartón conduce a un desperdicio valorado en 68 millones de euros. Con el uso de envases de material plástico el valor es de solamente de 2 millones de euros.

Menos daño en mangos

Un informe estadounidense (A Comparison of Corrugated Boxes and Reusable Plastic Containers for Mango Distribution) de Kasetsart and Michigan State Universities llegó a una conclusión similar a la del estudio alemán. En un experimento, los investigadores compararon cajas de cartón y cajas de material plástico, para la distribución de mangos. Después del envío, los mangos en envases reutilizables, dispuestos en una capa, resultaron estar mejor conservados que los mangos en cajas de cartón.
Los estudios confirman lo que los usuarios ya saben: con el envase adecuado, las pérdidas de productos en la cadena de suministro se pueden reducir al mínimo. Y ello es una buena noticia para todos aquellos que quieran prevenir el desperdicio de alimentos.