25 años, y apenas acabamos de empezar

Pedro Jose Hernandez Aliaga

Overseas Manager
Euro Pool System
España

Mi trabajo implica viajar mucho a otros países. Debo haber visitado más de 20 países desde que me incorporé a la empresa hace seis años, en su mayoría países no Europeos de Sudamérica, África, Asia... Esto conlleva la oportunidad de conocer constantemente a gente de culturas realmente distintas, lo cual siempre es interesante.

Cada semana es distinta y, como no me gusta la rutina, los lunes ya suelo estar ansioso por planificar toda la semana que me queda por delante.
El hecho de haber experimentado un crecimiento continuo y tan rápido significa que nunca me faltan nuevas oportunidades.

Nuestra colaboración se extiende más allá de las fronteras, así que realmente no importa si mis compañeros están en Alemania, Polonia o los Países bajos: tenemos una actitud abierta entre nosotros, compartiendo conocimiento en beneficio de la empresa y del desarrollo. Eso me gusta: puedes estar tranquilo cuando sabes que nadie se está guardando para sí sus conocimientos y que te darán lo que necesites si se lo pides.

A pesar de las diferencias culturales y contextuales, los métodos de trabajo no son muy distintos de un lugar a otro. Puede que esto se deba a que la cultura y la filosofía de la empresa se han ido filtrando lentamente en el resto de la organización. Considerando el tamaño de la red, creo que es muy destacable.

Esto no quiere decir que no te des cuenta de que la gente tiene una manera de pensar distinta cuando te mueves entre distintas culturas: claro que la tienen. La historia, la cultura y el clima de España son muy distintos de la historia, la cultura y el clima de los Países Bajos o de Alemania, y estos factores influyen en tu manera de pensar. En ocasiones, esto da lugar a malentendidos. Pero, cuanto más interactúas, mejor informado estás de las diferencias culturales y mejor van las cosas.

Es un hito haber llegado a los 25 años. Ha llovido mucho desde mi primer día en la empresa. Creo que entonces todo cambiaba mucho más y más rápido, para luego ir produciendo menos cambios conforme crecíamos. No estoy seguro de si lo uno tiene algo que ver con lo otro, o si es mejor un mayor dinamismo; simplemente es diferente, y punto. Lo que está claro es que 25 años de existencia son motivo de celebración. Dicho esto, no es más que otro paso dentro del camino que nos queda por recorrer. Si piensas en qué más podríamos hacer, te das cuenta de que apenas acabamos de empezar.